Padre Hoyos, la Gran Promesa
Padre Hoyos, la Gran Promesa
Sala de prensa del Arzobispado de Valladolid Presentación libro Vida de Bernardo de Hoyos

Si compartes los fines de nuestra asociación y quieres ser socio, solo tienes que ponerte en contacto o rellenar la ficha de inscripción, nos la haces llegar firmada y empieza a colaborar. No tenemos cuotas

las aportaciones son voluntarias,

"Asociación cultural Bernardo F. de Hoyos"

 C/ San Juan Nº 12

47314 Torrelobatón (Valladolid)

Teléfono: 687 94 92 08

info@asociacionpadrehoyos.org

El Padre Hoyos Patrono de la Cofradía el Descendimiento y el Santo Cristo de la Buena Muerte de Valladolid

Junio de 2013. La Cofradía el Descendimiento y Santo Cristo de la Buena Muerte inicia su relación con el Padre Hoyos acompañando por primera vez en la Solemne  Procesión del Corazón de Jesús de Valladolid donde por primera vez procesiona la imagen del Beato Padre Hoyos, junto a la  carroza de Cristo Rey y la imagen del Corazón de María. La imagen pertenece a la parroquia de Santa Mª de Torelobatón de donde han venido tambien  para  acompañar a la  imagen las autoridades del pueblo y un gran número de vecinos y devótos que con mucha alegía y orgullo disfrutan de este día grande para la iglesia de Valladolid.

La Cofradía tiene su sede en la Real Iglesia de San Miguel y San Julian de Valladolid

 

 

REAL IGLESIA PARROQUIAL DE SAN MIGUEL,
              SAN JULIÁN Y SANTA BASILISA
  

 

 

 

En la antigua casa profesa de S. Ignacio vivió Hoyos 3 meses después de su ordenación hasta el día de su muerte el 29 de noviembre de 1735.  Allí es enterrado en el presbiterio del lado de la epístola. Según la tradicción su cuerpo es trasladado de lugar,  después de la expulsión de los Jesuitas en 1767, por miedo a ser profanado. Y después de varios intentos no se han podido encontrar sus restos.

               

           A lo largo de la historía se han realizado diferentes excavaciones para la búsqueda de estos, sin dar fruto hasta el momento. Se sigue investigando en el paradero de nuevas pistas que nos permitan conseguir este fin.

                                                                      

         

             

Parroquia de San Miguel y San Julián:

 El origen del edificio  está en la fundación de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús en 1543 por los Padres jesuitas Pedro Fabro y Antonio de Araoz que vienen desde Lisboa. Van a traer la devoción de San Antonio de Padua, poniendo la casa bajo su advocación.

La protagonista de la fundación de un patronazgo a favor de la Compañía va a ser la Condesa de Fuensaldaña Dª  Magdalena de Borja y de Oñez y de Loyola, que estaba emparentada con los Jesuitas. En su testamento dona todos sus bienes bajo la condición que pusieran como titular a su abuelo Francisco de Borja si llega a ser canonizado, y así fue. Después compartió advocación con San Ignacio de Loyola. Esta fundación de patronazgo se efectuó en 1610.

El Rey Carlos III en el año 1767 expulsa a la Compañía de Jesús del territorio español, quedando el edificio sin uso, pero conservando todo el rico patrimonio artístico. Va a ser en 1775 mediante la concesión de una Real Cédula, cuando se procede a la unificación de las parroquias de San Miguel y San Julián y Sta Basilisa, que poseían edificios ruinosos, trasladándose al edificio de los jesuitas, por eso el nombre de Real Iglesia Parroquial.

El templo  sigue los modelos jesuíticos, es de planta rectangular con capillas laterales que se comunican entre sí, presbiterio también rectangular y a ambos lados dos pequeñas estancias, una de ellas dedicada a Capilla Relicario. Posiblemente los planos fueron realizados por Juan de Nantes. Se cubre con bóveda de cañón y arcos fajones, lunetos para ventanas termales; el crucero y las capillas tienen bóvedas vaídas. Todo el conjunto sujeto a una bella armonía, potenciándose la tensión hacia el altar mayor.

1- CAPILLA DE SAN SIRO: Un retablo barroco del s. XVIII, destacando cuatro pinturas sobre lienzo que representan a santas inglesas, están en esta capilla por la relación con el Colegio de San Albano, seminario de ingleses en Valladolid. La escultura de San Siro que fue un santo ermitaño y médico, está en una cueva, colocado en 1739, se le atribuye a Pedro de Sierra. Santa Lucía y Sta Águeda del círculo de José de Rozas. Y Ntra Sra de la Correa que procede de los frailes de la Portería de la plaza de los Leones. Es también la capilla bautismal, con la pila en piedra del s. XVI y procedente del antiguo edificio de la Parroquia de San Miguel, porque las iglesias que no son parroquia no poseen pila bautismal. Se coloca lo más cerca de la puerta ya que es el sacramento de entrada a formar parte  de la Iglesia y de iniciación al cristianismo.

 2- CAPILLA DE SAN ANTONIO DE PADUA:                   

Retablo de estilo barroco con influencia rococó del s. XVIII, con una escultura de vestir de San Antonio, de principios del siglo XVI de Gregorio Fernández, el niño Jesús es posterior del s. XVIII y anónimo. Fundaron y dotaron la capilla D. Juan de Benavente y su hija Dª Antonia en el año 1632, tal cómo está escrito en uno de los muros. Destacar la devoción popular que existe en la Parroquia por el Santo. Esta viene ya desde los orígenes de este lugar, su fiesta es el 13 de junio, se bendicen los panes de San Antonio, y acuden muchos devotos.       

  3-CAPILLA VIRGEN DE LORETO Y SANTA   MAGDALENA: Fue fundada por la Marquesa de Viana Dª Magdalena Pimentel, que tuvo conflicto con la Condesa de Fuensaldaña por querer ser la patrocinadora del altar Mayor, pero al final se tuvo que conformar con esta Capilla. Retablo relicario del tercer cuarto del s. XVII. Virgen de Loreto de bastidor, talla de María Magdalena Penitente del círculo de Pedro de Mena colocada en una cueva al igual que el retablo de San Siro. En las calles laterales hay brazos y bustos relicarios, los jesuitas fueron muy devotos de las reliquias de los santos y mártires.  Destacar el zócalo de azulejería castellana de la 2ª mitad s. XVII.Es la capilla penitencial, para celebrar el sacramento de la reconciliación, por eso está colocado el confesionario, viene relacionado con Sta María Magdalena penitente, que pidió perdón a Jesús por sus pecados.

 4- RETABLO DE LA INMACULADA  De estilo barroco con influencia rococó, finales s. XVIII. Presidido por una Inmaculada con el demonio a sus pies del círculo de Pedro de Sierra. En el 2º cuerpo un San Juan Nepomuceno, anónimo del tercer cuarto del s. XVIII.   En la pintura: Predicación de San francisco Javier, La Virgen protectora de los jesuitas, son anónimos del s. XVII, y el cuadro de la derecha que representa a Cristo vestido de sacerdote jesuita adorado por dos ángeles, obra importante de Diego Valentín Díaz.

5- RETABLO DE SAN FRANCISCO JAVIER:  Este retablo se hizo a la vez que el de San Ignacio situado en el otro testero de la Iglesia, los ensambladores fueron: Cristóbal, Francisco y Juan Velázquez.Toda la iconografía es obra de Gregorio Fernández y de su taller, realizado entre 1612 y 1622: San Francisco Javier gran misionero, Santiago el Mayor, San Antonio de Padua, bustos de Sta Apolonia y Sta Cecilia, relieve de la Anunciación, y en el segundo cuerpo los bustos de Sta Águeda, Sta Lucía y San Agustín. Destaca la gran escultura de San Francisco, policromada por Marcelo Martínez en 1623, ojos de cristal, pliegues muy quebrados propios de Gregorio Fernández.

 6- RETABLO DEL ALTAR MAYOR: 

 Hay un monumento funerario situado en un arco  en el muro de la izquierda, son los Condes de Fuensaldaña en alabastro,  una de las pocas obras realizadas en este material por Gregorio Fernández,  debajo una placa que relata la fundación del patronazgo por Dª Magdalena de Borja ya viuda de D. Juan Urbán.

El retablo fue realizado por varios artistas, en origen le hizo Adrián Álvarez en 1595. En el banco las cuatro virtudes cardinales en relieve que son la justicia, la prudencia, la fortaleza y la templanza. Cuatro grandes tarjetones: la Adoración de los pastores, la Circuncisión de Jesús, la Resurrección y Pentecostés. En el ático los cuatro evangelistas y un calvario con San Juan y la Virgen.

Cuando se ubicaron las parroquias de San Miguel y San Julián en 1775 se colocaron esculturas de Gregorio Fernández: San Miguel, San Gabriel, San Rafael, San Pedro, San Pablo, San Felipe y Santiago, sustituyendo a otras que desaparecieron. Y también San Julián y Santa Basilisa que son de autor anónimo. La pintura es de Francisco Martínez, destacar las virtudes teologales: La fe, la esperanza y la caridad, en el segundo cuerpo. El estilo del retablo es renacentista y las esculturas de Gregorio Fernández son barrocas.

 

7- RETABLO DE SAN IGNACIO DE LOYOLA:

Hace pareja con el de San Francisco Javier, también es de Gregorio Fernández y realizado en su taller. Destacar la escultura de San Ignacio que muestra un total realismo, tiene ojos de cristal y se cuenta que el rostro está sacado de una mascarilla de cera del propio San Ignacio en el momento de morir; San Andrés, San Juan, bustos de Sta Inés y Sta Margarita, relieve de San Ignacio con una visión de Cristo llevando la cruz. En el segundo cuerpo los bustos de Sta Catalina mártir, Sta Bárbara y San Ambrosio.

8- RETABLO DE LA VIRGEN DEL ROSARIO: Es hermano al que se encuentra al otro lado del crucero, la talla de la Virgen del rosario del s. XVII se encuentra en la sacristía y en su lugar está la Virgen del Desconsuelo de Ángel Trapote que falleció hace unos años. A los lados están Sto Domingo de Guzmán y San Francisco de Asís, son de autor anónimo. En el segundo cuerpo un San Miguel del s. XVIII.Los cuadros representan: Toma de Sevilla por San Fernando, Virgen acompañada de los Ángeles músicos y Asunción de la Virgen, son de autor anónimo del s. XVII.

 9- CAPILLA DE LA BUENA MUERTE: Un retablo barroco del s. XVII con influencias de la escuela andaluza, en su conjunto es del círculo de Pedro de Sierra y las esculturas son de varios artistas, en la parte superior una Piedad atribuida a Alejandro Carnicero. El Cristo crucificado atribuido a Juan de Juni, acompañado de San Juan, la Virgen María y Sta María Magdalena abrazada a la cruz son de autor anónimo nos detenemos en el Cristo Yacente una de las últimas obras de Gregorio Fernández, es de cuerpo totalmente exento y muy realista. Detrás está la Virgen de la Amargura, de la escuela de Juan de Juni. A ambos lados bustos de Cristo y la Dolorosa del estilo de Tomás de Sierra. Unos relieves que representan: Jesús camino del Calvario, la Flagelación, Cristo prediciendo su Pasión y los Improperios; en la parte alta el Descendimiento y la Elevación de la Cruz. Y rematando todo el conjunto con una aureola, en el centro un corazón; también en las puertas de la parte baja hay corazones, son las primeras representaciones de la devoción al Sagrado corazón de Jesús en la historia del arte. Actualmente a esta capilla le da culto la Cofradía del Descendimiento y Santo Cristo de la Buena Muerte que tiene como Patrón al Beato Bernando de Hoyos

 

 10- CAPILLA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN:

Retablo rococó del tercer cuarto del s. XVII, la talla de la Inmaculada es del círculo de José de Rozas de hacia 1670, está inspirada en una pintura ya que se dispone con el manto estirado en un plano, y está acompañada de dos esculturas de jesuitas, de autor anónimo del s. XVIII. Y a los lados dos cuadros anónimos que representan a Antonio Criminal y Vicente Álvarez, mártires jesuitas.  Aparecen entre los bienes donados por la marquesa de Viana Dª Magdalena Pimentel. Esta capilla se terminó de decorar poco antes de la expulsión de los jesuitas.

 

 11- CAPILLA DE LA VIRGEN DEL CARMEN:

 

Con retablo barroco del s. XVIII, posee dos pinturas de la colección inglesa al igual que en el retablo de San Siro. Esculturas de San Nicolás Tolentino y San Roque del último cuarto del s. XVII, del círculo de José de Rozas. Una escultura de San Blas de buena factura, que seguramente estaría presidiendo esta capilla. Hay una representación de la Virgen de las Angustias con los 7 cuchillos.

 

SALAS DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS:

 

ESTANCIA DE COMUNICACIÓN ( Sacristía al uso):Están las paredes con gran cantidad de obra pictórica, destacar El Nacimiento de Alonso del Arco, mediados del s. XVII inspirado en Rubens; Ángel Custodio de José Pastrana de 1756; Virgen de Guadalupe atribuida al mexicano Juan Correa, s. XVII; un pequeño cuadro realizado en trozos de conchas del mar representando a la Virgen de Guadalupe de autor anónimo del s. XVIII.

 

ANTESACRISTÍA:

Servía de sala de comunicación con la casa profesa de la Compañía de Jesús y con la gran sacristía. Destacar un artilugio de relojería del 2º tercio del s. XVI, pertenecía al reloj que estaba colocado en la parte alta del crucero del templo en la época de los jesuitas. En pintura: La Sagrada Familia de Diego González de Vega, una de las mejores pinturas madrileñas que hay en Valladolid. La alegoría de San Ignacio con una rica iconografía, es de Diego Díaz Ferreras del 1675. Las ánimas del purgatorio, del s. XVII y perteneciente al frontal del altar del relicario, y están representados de rodillas ante Jesús redentor: San Pedro, San Francisco de Borja, San Jerónimo y la Virgen. Cuatro cuadros pertenecientes al retablo de la antigua Iglesia de San Miguel, hoy desaparecida, son de Francisco Martínez, encargados en el año 1618, y representan: La Anunciación, El Nacimiento, San Miguel apareciéndose a San Gregorio Magno y El monte Gargano donde está el ballestero disparando al toro y San Miguel protegiéndole. Dos cuadros de pintores locales de los jesuitas: P. Alonso Rodríguez, P. Gregorio Valencia, de la 2ª mitad del s. XVII. Encima de la puerta enmarcada con yeserías barrocas, que da acceso a la Sacristía, hay un busto de un Ecce Homo en papelón del s. XVII, encima se conserva un emblema de los jesuitas.

 

 SACRISTÍA DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS:

Gran sala que conserva toda la decoración barroca del s. XVII, el suelo original de baldosas de pizarra, cajoneras con buenos herrajes, bancos con labor de taracea de dónde fueron arrancados los emblemas jesuíticos, dos muebles de cajoncitos para amitos y purificadores, están numerados y con labor de taracea, espejos cornucopias, cuadros cornucopias con pinturas sobre cobre, cuadros que representan a santos jesuitas.

Los grandes cuadros que representan apoteosis de la Eucaristía, son copias de los conocidos cartones para tapices de Rubens que se hacen para las Descalzas Reales de Madrid, y estos cartones representan los Triunfos del: Evangelio, Gracia, Eucaristía, Iglesia y Sta Cruz.

En la cabecera una gran pintura mural que finge un retablo, es lo que se denomina en la historia del arte un trampantojo, esta dedicado a la Inmaculada y atribuido a Diego Gil de Mena; en el vano una gran escultura de San miguel del círculo de José de Rozas del s. XVIII.

 

CAPILLA RELICARIO:

Se accede por puerta y reja del s. XVII, contiene un rico patrimonio con pequeños relicarios tipo arquetas, brazos, bustos, estatuas, pirámides; imágenes de Pasión, Niños Jesús, Cruces. Destacar el retablillo-relicario que contiene un apostolado completo y los evangelistas de gran perfección y detalle son de la escuela de Gregorio Fernández. En la última cornisa una colección de padres orientales y occidentales de la Iglesia, son de Gregorio Fernández. En una vitrina un crucificado de marfil atribuido a Miguel Ángel Leoni. Detrás de una reja un busto de "Ecce Homo" del último cuarto del s. XVII, pieza muy estimada y guardada en el archivo de privilegios del templo de San Miguel, atribuido a Manuel Pereira.

        

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Asociación cultural Bernardo F. de Hoyos